Héroes

YA

Todos los días sin que nos demos cuenta tiene lugar la eterna lucha entre el bien y el mal. Nuestra salvación o nuestra condena dependen de esa antigua y permanente confrontación.

En el mismo instante en el que unos fanáticos asesinos colocaban 12 mochilas cargadas de dinamita en cuatro trenes de cercanías de Madrid, en Estocolmo, a miles de kilómetros de distancia, un joven voluntario servía las mesas en un comedor social para personas sin techo.

En algún lugar de Salamanca un joven poeta está leyendo los versos de Ángel González y cada palabra que pronuncia en silencio acalla el murmullo frenético de una alocada fiesta literaria en un rascacielos de Manhattan.

Mientras los directivos sin escrúpulos de un canal de televisión firman con plumas de 300 euros los despidos de 1.000 trabajadores, la plantilla entera de una modesta empresa alicantina detrae un 0’5% de sus nóminas para pagar la operación del hijo de un compañero con graves problemas de salud. Por cada político que mete la mano en la caja hay un ciudadano que se la tiende a otro para cruzar la calle. Por cada corrupto que se fuma un puro en el reservado de un restaurante hay un periodista escribiendo su crónica en un McDonald’s.

Existe una conexión entre todos los lugares del mundo, una red invisible de tuberías y conducciones nos aproxima sin que lo percibamos. Con toda seguridad la energía liberada en una caricia entre adolescentes enamorados recorrerá a toda velocidad ese entramado subterráneo e influirá en sitios remotos. Una mirada amable en Roma o un beso en Dublín llegarán a Montevideo, una sonrisa en Lisboa será percibida en Moscú, y en Seúl notarán de algún modo que un heroinómano se ha desenganchado en Badalona. En todos los lugares del mundo hay gente buscando respuestas a un amor inesperado, a un golpe de suerte o a un accidente que milagrosamente no causó víctimas. Nadie sabe explicar por qué ocurren algunas cosas, pero lo cierto es que suceden cada minuto.

No deberíamos temer por nuestro destino. El aire que respiramos es más puro gracias a un puñado de héroes que, sin saberlo, libran una batalla diaria contra el mal.

(A todos mis compañeros despedidos)

Anuncios

Acerca de Joaquín Núñez

Periodista.
Esta entrada fue publicada en crisis, journalism, periodismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Héroes

  1. Me ha encantado leer tu post Joaquín, me quedo con todo lo bueno que nos has trasmitido: con el ciudadano, el periodista, con los trabajadores, los adolescentes, con las miradas, con las sonrisas, con toda la gente buena que nos rodea y que con sus pequeñas acciones intentarán hacer un mundo mejor… todos son Héroes, gracias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s